En el Día Mundial de la Salud Prostática el COFEXT destaca el importante papel que juega la fisioterapia para mantener una buena salud y apunta a la desinformación como uno de los principales problemas que intervienen en las enfermedades de próstata

Hoy día 15 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Salud Prostática y aprovechando la ocasión el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Extremadura quiere acercar a la población un asunto sobre el que hay bastante desconocimiento.

La Asociación Española de Urología recomienda que los hombres, a partir de los 50 años de edad, se sometan a revisiones periódicas por el profesional médico especialista. Una buena alimentación (debemos evitar el estreñimiento),  evitar el alcohol y el tabaco, controlar el peso corporal (mediante el ejercicio y dieta) y mantener una saludable actividad sexual, son las pautas más importantes para gozar de una buena salud prostática. “Hoy día la mujer está concienciada de la importancia que tiene hacerse revisiones ginecológicas a partir de una determinada edad, sin embargo, el hombre aún no está concienciado, quizá por falta de información, de que necesite estas revisiones , y la prevención es el mejor consejo para evitar una enfermedad”, explica Marta de Celis, fisioterapeuta del COFEXT y especialista en suelo pélvico. Pero una vez que se tienen problemas, la fisioterapia puede convertirse en una gran aliada para minimizar o paliar las consecuencias de la patología prostática, y en concreto de las consecuencias de los tratamientos médicos necesarios. De ser necesaria una intervención, la fisioterapia además ayuda al paciente antes y después. “Es muy importante que el paciente se sienta acompañado y con la confianza y la seguridad de consultar dudas, cambios, etc en todo el proceso”, destaca de Celis. Uno de los problemas que existen en torno a la enfermedad de suelo pélvico es el desconocimiento. La fisioterapeuta apunta a que la mayoría de los hombres no saben que tienen suelo pélvico, al igual que la mujer, del que ya se empieza a hablar. “El desconocimiento es tal, que incluso cuando el paciente debería recurrir a la fisioterapia para tratar las consecuencias por ejemplo de una prostatectomía, no sabe a dónde debe ir”. Desde el COFEXT destacan la necesidad de que todos los profesionales que entren en contacto con estos pacientes, les guíen en los pasos a seguir.  La fisioterapia ayudará en la mejora de la calidad de vida y en muchos casos a la recuperación. “El trabajo multidisciplinar se va aceptando, ya no solo como algo positivo sino como necesario».

La próstata

La próstata es una glándula que solo tienen los hombres formando parte de su aparato reproductor  y esta tiene la función de ayudar a la producción de semen. Con la edad, esta glándula tiende a crecer y puede oprimir la uretra y causar problemas para dejar pasar la orina. Una infección o un tumor también pueden hacer que se agrande la próstata. Los tres problemas más comunes de próstata son la inflamación (prostatitis), una próstata agrandada ( hpb o hiperplasia prostática benigna) y el cáncer de próstata. En ocasiones, dolor en el bajo vientre o región escrotal pueden ser consecuencia de alguna patología prostática. Necesidad de orinar más veces al día, reducción del flujo de la orina o ardor al orinar, son algunos de los síntomas más habituales que indican que algo no va bien.  Pero no solo hay síntomas urinarios, también pueden aparecer disfunción eréctil o incluso eyaculación dolorosa. De ahí que se necesite siempre una valoración para identificar el origen.