Vicepresidenta COFEXT: “Antiguamente, también en la fisioterapia la mujer ha sido eclipsada por el deseo de protagonismo y reconocimiento de los hombres a lo largo de los tiempos”

En el Día de la Mujer Trabajadora entrevistamos a nuestra vicepresidenta, Mª Eugenia Sánchez

Según la Confederación Mundial de Terapia Física (WCPT), 7 de cada 10 fisioterapeutas en nuestro país son mujeres, bajando a 6 a nivel mundial. Pero, aunque haya más mujeres que hombres, nos preguntamos si existen desigualdades en este sector. Por ello, y para celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora entrevistamos a nuestra vicepresidenta, Mª Eugenia Sánchez, natural de Cáceres. Ella es graduada en Fisioterapia por la Universidad de Salamanca y en Terapia Ocupacional por la Universidad de Extremadura y a sus 47 años de edad, lleva 26 años ejerciendo la profesión. Actualmente, Mª Eugenia trabaja como fisioterapeuta de Atención Primaria en el Área de Salud de Cáceres y ocupa distintos cargos de responsabilidad en nuestro colegio, en la Asociación Española de Fisioterapeutas y en la Asociación de Fisioterapeutas en Atención Primaria y Salud Comunitaria. Con una agenda tan apretada hemos ido a visitarla al Centro de Salud y entre consulta y consulta, Mª Eugenia nos ha dibujado un boceto de su visión como mujer y fisioterapeuta.

Mª Eugenia, en tu caso ¿qué significa para ti celebrar el Día Internacional de la Mujer trabajadora?

Es un día dedicado a reconocer el trabajo que la mujer ha desempeñado a lo largo de la historia dentro y fuera de casa. Tanto como cuidadora y responsable de la familia como a nivel de distintos trabajos y desempeños laborales en condiciones muchas veces de desprotección y /o desventaja salarial o de escaso reconocimiento con respecto a los hombres. No debemos olvidar que la celebración de días mundiales o internacionales se hace con fines de concienciación porque existen situaciones desfavorecidas, de desigualdad, de olvido, de exclusión…que ojalá nunca tuvieran que celebrarse. Y la verdad es que me gustaría que llegara el momento en que no se tenga que celebrar este día porque la igualdad, el reconocimiento y el respeto hacia las mujeres se consiga en todos los ámbitos de la vida.

Aunque predominan las mujeres en la mayor parte de las profesiones sanitarias, ¿crees que la mujer ha estado relegada a un segundo plano por el hombre en el sector de la fisioterapia?, ¿crees que existen a día de hoy igualdad de oportunidades en nuestra profesión?

Concretamente en nuestra profesión hay más mujeres que hombres que han demostrado con su trabajo y esfuerzo un alto nivel competencial y no percibo que estemos relegadas a un segundo plano por el hecho de ser fisioterapeutas. Si es cierto que ocupamos menos cargos de responsabilidad en órganos de gestión referidos a nuestra profesión.

En el sistema sanitario público si hay igualdad de oportunidades a la hora de optar a un puesto de trabajo o de dirección, aunque esto último está más limitado por ser fisioterapeuta que por ser mujer. Y en el ámbito privado puede haber las mismas limitaciones que en otras profesiones al poder ver disminuidas las posibilidades de encontrar trabajo por ser mujer.

¿Existen diferencias salariales en el sector sanitario entre hombres y mujeres?

En el sector público no hay diferencias salariales asociadas al sexo, en el caso de empresas privadas supongo que estaremos en la media de la diferencia que puedan darse en otras profesiones.

¿Crees que hemos tenido el protagonismo que merecemos? Si pensamos en grandes figuras de la medicina siempre recordamos hombres, ¿alguna mujer destacada e importante en el campo de la fisioterapia?

A lo largo de la historia han existido mujeres trabajando como fisioterapeutas aunque antiguamente eran enfermeras, como el caso de Elizabeth Kenny que desarrolló un importante trabajo en el campo de la atención a niños afectos de poliomelitis. Es a partir del siglo XX cuando aparecen mujeres fisioterapeutas que han desarrollado métodos y técnicas muy importantes para nuestra profesión como Katharina Scroth, Francoise Mezieres, Florence Kendall…aunque también es verdad que otras grandes figuras de la fisioterapia femenina han desarrollado sus trabajos a la sombra de los apellidos de  sus esposos como pueden ser los casos de Estrid Vodder, Bertha Bobath, Anne Maitland o Margaret Kontt que desarrolló el método Kabat llamado así por su marido médico… con lo cual desgraciadamente en este campo también la mujer ha sido eclipsada por el deseo de protagonismo y reconocimiento de los hombres a lo largo de los tiempos.

Actualmente hay compañeras fisioterapeutas que están desarrollando magníficos trabajos a nivel de gestión, asistencial, investigación demostrando día a día el potencial y capacidad que poseen, pudiendo destacar a nivel nacional las figuras de Antonia Gómez Conesa, Carmen Suárez, Raquel Chillón, Sonia Souto Camba…entre otras

Donde quizás más diferencia se aprecie en nuestra profesión es en el ámbito deportivo puesto que clubes y deportistas profesionales suelen elegir hombres como fisioterapeutas.

A la hora de desempeñar tu trabajo, ¿alguna vez has notado algún tipo de machismo por el hecho de ser mujer?

Sí es cierto que como nuestro trabajo supone en muchas ocasiones un contacto muy directo con el paciente, se suelen escuchar comentarios desafortunados relacionados con nuestro ejercicio profesional. Aunque bien es cierto, que los que emiten estos comentarios, por lo general varones, suelen carecer de los conocimiento y sensatez básicas.

¿Alguna vez has tenido la sensación de que para ser una buena profesional, debas renunciar a tu vida personal?, ¿existe de verdad la conciliación laboral y familiar?

Creo que ser una buena profesional es algo inherente a tu formación y compromiso por lo que la vida personal no debería interferir en ello. Otra cosa es conciliar la vida familiar y laboral donde las mujeres lo tenemos mucho más difícil en cualquier ámbito porque aunque cada vez se trabaja más por la igualdad, la mujer sigue dedicando mucho más tiempo y esfuerzos en la atención y cuidados a la familia.